¿Por qué debemos aterrizar los equipos eléctricos?

¿Por qué debemos aterrizar los equipos eléctricos?

El propósito del aterrizaje de los equipos eléctricos es la seguridad de las personas que habitan una casa, porque si una instalación no está apropiadamente aterrizada, puede causar daños materiales y en casos extremos daños físicos a las personas del área.

Por los factores antes mencionados, los conductores de los sistemas eléctricos se aterrizan para limitar los voltajes debido a rayos, frentes de onda, o contacto no intencional con líneas de voltaje más alto que el del sistema de la casa. Esto hace que se estabilice el voltaje a tierra durante la operación normal. Al estar sólidamente aterrizado un sistema, facilita la operación de los dispositivos de sobrecorriente en caso de una falla a tierra.

En este caso se recomienda que el conductor de aterrizaje sea conectado al conductor aterrizado de la acometida en cualquier punto accesible entre la carga y el final del mismo.

¿Cuáles deben ser los electrodos de aterrizaje?

Los miembros más comunes para realizar un aterrizaje generalmente suelen ser tuberías metálicas de agua, varillas para cimentación, barras de cobre o acero o anillos de cobre desnudo alrededor de la edificación.

El detalle con los dos primeros ejemplos mencionados, es que generalmente el material de la tubería y de la varilla de cimentación no conducen la corriente correctamente. Si le sumamos el hecho de que están rodeados de materiales como concreto o pedrería, estamos confiando entonces en un electrodo que generará muy alta resistencia al sistema.

La Comisión Federal de Electricidad, dentro de sus manuales para instalación de sistemas monofásicos, bifásicos y trifásicos, marca que para que el sistema sea seguro debe existir una resistencia máxima a la barra de tierra de 25 Ohms, lo cual no se alcanzará con las soluciones antes comentadas.

Existen soluciones convencionales como barras o varillas de acero recubiertas de cobre que apoyan en la disminución de resistencia en el sistema. Estas varillas son eficientes por dos o tres años, ya que después de este tiempo empieza la degradación del equipo y la resistencia aumenta paulatinamente.

Realmente en instalaciones profesionales se debe recomendar un electrodo fabricado totalmente de cobre y que tenga filtro, esto para no permitir acceso a sobretensiones provenientes del suelo a nuestro sistema eléctrico. Variground® es un electrodo destinado para aplicaciones residenciales y oficinas de baja demanda que cumple con las características antes mencionadas, lo cual nos asegura una correcta disipación de sobretensiones por 10 años o más sin degradación alguna.

En todo caso debemos considerar un adecuado sistema de aterrizaje desde las raíces de un proyecto para eficientar el funcionamiento de equipo electrónico, evitar acumulaciones de energía estática, falla en equipos por inducciones debidas a una descarga atmosférica y lo más importante que debemos tener en cuenta, es que un adecuado sistema de aterrizamiento ofrecerá seguridad a las personas, después de todo, un sistema electrónico tiene compostura o reemplazo… una vida humana no.

Deja tu comentario

Captcha